Master Mike Presenta:
Imagenes de muestra
ENSAYO SOBRE EL ABORTO
ENSAYO SOBRE EL ABORTO
 
El Contexto mundial

Tradicionalmente el nacimiento de un niño es motivo de alegría y parabienes. Sin embargo, miles de mujeres viven el proceso del embarazo, no como el acontecimiento gozoso que debería ser, sino como una experiencia dolorosa que, incluso, puede terminar en la muerte.

Como la celebración de la vida es el tema dominante, los aspectos sombríos de la procreación se silencian y sólo son conocidos por las mujeres y por quienes las atienden. Uno de estos aspectos es el aborto, y concretamente el aborto inducido, sin cuya referencia cualquier visión panorámica de los temas actuales sobre salud sexual y reproductiva resultaría incompleta.

A mediados de 1982 el 10% de la población mundial vivía en países donde la práctica del aborto estaba prohibida, en todas sus circunstancias y otro 18% de la misma, habitaba en aquellos países en los que estaba permitido solamente para salvar la vida de la mujer.

La mayor parte de los países latinoamericanos, la mayor parte de los africanos, casi todos los países musulmanes de Asia y cinco de los europeos (Bélgica, Irlanda, Malta, Portugal y España) pertenecen a estas dos categorías. Un 8% más habitaba en lugares donde se permitía el aborto sobre bases médicas amplias. El 64 % restante de la población mundial estaba gobernado por leyes que, o permitían el aborto por razones sociales amplias, como la soltería de la madre y problemas económicos (por ejemplo India, Japón, Reino Unido, República Federal Alemana y la mayoría de los estados socialistas de Europa Oriental o lo permitían por petición propia, por lo general dentro del primer trimestre.

Ejemplos de estos últimos son Estados Unidos, los Paises Escandinavos, la República Popular China, Cuba, Francia, Alemania, Italia, Holanda y Singapur. Sin embargo, las leyes en estos países insisten en que la autorización de los padres de una mujer embarazada menor de edad, requieren un período de espera hasta de una semana y permiten que los médicos y médicas se nieguen a poner fin a un embarazo si alguno de éstos pone alguna objeción. Se ha señalado a menudo que, la situación legal del aborto, no es una indicación verdadera de su práctica o disponibilidad. Por ejemplo, en muchos países en los cuales la interrupción del embarazo es o ilegal o permitida para salvar la vida la mujer, las leyes no se hacen cumplir de manera muy estricta, y es fácil conseguir el aborto.

Por otra parte hay que dejar claro que el aborto no es necesariamente accesible a las mujeres. Y menos aún cuando el nivel socioeconómico es muy bajo. Algunos ejemplos son India, Italia, EE.UU. o Francia.

Durante los últimos 15 años, las leyes referentes al aborto se han liberalizado en muchos países, por ejemplo en España, esto se ha hecho para combatir los índices elevados de abortos ilegales, con sus complicaciones consecuentes, y como reconocimiento del derecho que tiene las mujeres de gobernar su reproducción.

La Unión Soviética fue la primera en legalizar el aborto en 1920, se reconoció el derecho de la mujer rusa para detener un embarazo no deseado en relación a problemas de salud y, también por otras razones. Los países escandinavos empezaron a liberalizar el derecho al aborto en el decenio de 1930. Islandia comenzó en 1935, seguida de Suecia en 1938. Dinamarca en 1939 y finalmente Finlandia y Noruega en 1950 y 1960. En 1968 se aprobó una legislación liberal del aborto en el Parlamnento Británico.

En 1975,los demás países de Europa Occidental tenían leyes restrictivas. En este tiempo, Australia aprobó una ley que permite el aborto durante el primer trimestre y Francia autorizó el aborto por solicitud durante las primeras diez semanas de embarazo, sujeto a varias condiciones.

La República Federal Alemana siguió en 1976, Italia en 1978 y Holanda en 1981. En África, al sur del Sáhara, sin contar Sudáfrica, las políticas restrictivas introducidas durante el dominio colonial aún existente, excepto en Zambia; en 1972, esta última aprobó una ley semejante a la ley británica sobre el aborto.

En la República Popular China se aprobó una ley irrestrictiva del aborto en 1975 y, desde entonces, este método se ha vuelto muy popular. Con las insistencia actual del Gobierno Chino respecto a familias de un solo niño y niña, por su política en el control de la natalidad. Además de las sanciones económicas y sociales dictadas para que las familias sólo tengan un hijo a la planificación familiar no es ya un asunto personal, sino que está supeditada por el estado.

La influencia de los gobiernos en la decisión sobre el aborto no es exclusiva de China. Aunque la promoción del aborto no es común, las restricciones gubernamentales son amplias. Además, como comentamos antes, se sabe que ocurre el aborto por coacción en las sociedades preindustriales cuando la situación específica de un embarazo dado no se adecua a las normas y valores tradicionales.

Albania: En 1996, Albania liberalizó significativamente su ley nacional. La nueva ley, que es similar a una Directriz establecida por el Ministerio de Salud de Albania, en 1991, permite el aborto sin ninguna restricción durante las primeras doce semanas del embarazo.

Burquina Faso: En 1996, Burquina Faso enmendó su Código Penal para permitir el aborto en cualquier fase del embarazo, cuando la vida de la mujer o su salud están en peligro y en el caso de anomalías severas del feto. El aborto también está permitido durante las primeras diez semanas del embarazo en casos de violación o incesto.

Cambodia: En noviembre de 1997, Cambodia modificó su altamente restrictiva ley nacional sobre aborto. Ahora, el aborto es posible durante las primeras catorce semanas del embarazo sin ninguna restricción.

Alemania: En 1995, con el fin de reconciliar las leyes sobre aborto de las antiguas repùblicas de Alemania del Este y del Oeste, Alemania adoptó una ley que ampliaba las circunstancias bajo las cuales el aborto está permitido en lo que era la Alemania Occidental, mientras que incrementaba las restricciones sobre esta materia en la antigua Alemania Oriental. Bajo la nueva ley, la persona que aborta no puede ser procesada durante las primeras catorce semanas del embarazo y éste es posible, sin ninguna razón que lo limite. Pero las mujeres que buscan el aborto deben cumplir ciertos requisitos de procedimiento, y la mayoría de los abortos ya no son cubiertos por el seguro médico nacional.

Guyana: En 1995, la ley sobre aborto de Guyana fue liberalizada significativamente. Ahora está permitido sin ninguna restricción durante las primeras ocho semanas de embarazo. Después de las mismas, pero antes de que hayan concluido las doce semanas, una mujer puede tener acceso a un aborto en términos generales, incluyendo las consideraciones socioeconómicas.

Sudáfrica: Sudáfrica promulgó la Ley de Elección sobre la Interrupción del Embarazo en 1996, convirtiendo su ley sobre aborto en una de las más liberales del mundo. La Ley permite el aborto sin ninguna restricción durante las primeras doce semanas de embarazo, dentro de las veinte semanas, en numerosas situaciones, y en cualquier momento, si existe un riesgo para la vida de la mujer o si se presentan serias anomalías en el feto.


El contexto nacional

En el caso de México se estima que ocurren aproximadamente 4200, 000 embarazos por año, de los cuales sólo llega a término el 60%, el resto es decir 1700,000, se pierden en sus etapas tempranas ; según cálculos conservadores, la mitad de estas pérdidas son abortos inducidos ; en la Encuesta Nacional sobre Fecundidad y salud, una de cada 6 mujeres en edad fértil declaró que había tenido un aborto espontáneo o inducido alguna vez en su vida.

Asimismo, según datos del Instituto Mexicano del Seguro Social, las complicaciones por aborto para el periodo 1982 - 1985, ocupan entre el segundo y cuarto lugar en cuanto a motivos de hospitalización.

Entre las causas de muerte materna en México, el aborto (sin especificar si fue o no inducido) supone, para 1990, la cuarta causa de muerte materna. Para América latina, las complicaciones del aborto ilegal se consideran la primera causa de muerte en el grupo de mujeres entre 15 y 39 años.
Dado a que en muchos países, entre ellos México, el aborto inducido se considera ilegal o está severamente restringido por las leyes, aquel se realiza en forma clandestina y muchas veces bajo condiciones deplorables desde el punto de vista sanitario con la que los riesgos de complicación y muerte se incrementan de modo considerable.

En cualquier caso, éstos no se distribuyen de manera uniforme, de tal forma que el riesgo de complicación y de muerte es más alto en mujeres pobres y residentes en áreas rurales, las cuales tienen menos posibilidades de acceder a los servicios de salud que les presten atención adecuada y oportuna.

En México la ilegalidad del aborto provoca que muchas mujeres se vean orilladas a asistir a clínicas clandestinas o con personas no capacitadas para interrumpir su embarazo. Con frecuencia, estas intervenciones ponen en riesgo su salud y hasta su vida. Aunque las complicaciones pueden presentarse después de cualquier interrupción del embarazo (incluso cuando ésta la realiza una persona capacitada o cuando sucede de manera espontánea), sin duda el riesgo de presentarlas es mucho mayor cuando se trata de un aborto inducido realizado en la clandestinidad.

Las mujeres más expuestas a morir por causas relacionadas o agravadas por un embarazo son las que viven en condiciones sociales y económicas desfavorables, que redundan en la precariedad nutricional y en un limitado acceso a los servicios de salud.

¿Cómo se calcula el número de abortos que se practican en México?

Hablar del número de abortos inducidos en un país donde dicha práctica está restringida por la ley, es hablar únicamente de estimaciones. Durante décadas, quienes han investigado el problema han usado distintas técnicas para medir la cantidad de abortos clandestinos y, aunque algunas han resultado más confiables que otras, no han encontrado un método realmente preciso. La medición de la magnitud del aborto inducido se ve afectada por variables imposibles de controlar -como el peso del estigma de la mujer que aborta y el miedo a la ilegalidad-, lo que ha llevado a algunos especialistas a sostener que la única opción es desarrollar una "tolerancia a la ambigüedad" frente a cifras que no pueden ser exactas.
El aborto es una realidad en México: cifras oficiales indican que el 17.8% de las mujeres en edad reproductiva1 se han practicado un aborto.2 La ilegalidad no ha impedido que se sigan realizando abortos, pero sí ha conducido a poner en riesgo la salud y la vida de las mujeres. Es imprescindible modificar las leyes para que las mujeres dispongan de servicios seguros de aborto y disminuya la intensidad del drama que implican los embarazos no deseados. Es decir, las que están entre los 15 y 49 años de edad.

Situación legal del aborto en México.
En México la práctica del aborto es, en general, ilegal. Si una mujer queda encinta y decide interrumpir su embarazo, se ve obligada a practicarse un aborto en la clandestinidad. Algunas pueden acudir a servicios higiénicos y seguros, las que tienen recursos económicos para sufragar el costo de un aborto practicado en una clínica confiable; las que, por otro lado, son la minoría. La mayoría, sin embargo, pone en riesgo su salud y hasta su vida, porque carece de recursos para recibir atención adecuada.

Por otra parte, hay siete circunstancias en que no se considera al aborto como delito. Cuando:

1) el embarazo es resultado de una violación,

2) el aborto es provocado accidentalmente (o, como dice la ley, de manera "imprudencial"),

3) a juicio del médico el embarazo pone en riesgo la vida de la mujer,

4) el feto tiene malformaciones genéticas (esto es, por "razones eugenésicas"),

5) de continuar con el embarazo se provocaría un grave daño a la salud de la mujer,

6) el embarazo es producto de una inseminación artificial no deseada, y

7) la mujer tiene razones económicas para interrumpir el embarazo y es madre de tres hijos.

De estas siete razones sólo la primera (por violación) es válida en todo el territorio nacional. 29 estados contemplan el aborto imprudencial y 28 cuando el embarazo pone en riesgo la vida de la mujer. Así, la constante legislativa en nuestro país es no castigar el aborto por violación, imprudencial y por peligro de muerte.

A pesar de todo, la prohibición del aborto en México no se cumple, pues no se persigue a las mujeres que se practican abortos de manera ilegal.

Por otra parte, que haya en todos los códigos penales del país diferentes causas excluyentes de responsabilidad cuando el embarazo se presente bajo alguna de las circunstancias antes señaladas, es letra muerta -con excepción del D.F., a partir de las reformas del 2001- ya que ninguno de dichos códigos penales cuenta con la reglamentación necesaria que estipule el procedimiento a seguir para que ese derecho a la práctica de un aborto seguro por alguna de esas causas, se lleve a cabo. Es decir, se asienta la excluyente de responsabilidad, pero no se establece qué autoridad es la responsable de extender la orden para su práctica ni qué institución de salud debe practicarlo. Eso, en los hechos, representa que prácticamente ninguna mujer puede acceder a ese beneficio.

Prueba de ello, es el conocido caso de Paulina, en Baja California, menor de 15 años que fue brutalmente violada y quedó embarazada como consecuencia de ese delito. Solicitó a las autoridades interrumpir su embarazo como un derecho y estas se negaron a practicarlo.

La dificultad para contar con cifras oficiales de la práctica del aborto en nuestro país, tiene su base en el hecho de que la necesidad en que se ven las mujeres -por que es ilegal- de practicarlo en la clandestinidad, no les permite a autoridades e instituciones detectar el problema y atenderlo como lo que es: un problema de justicia social, un problema de salud pública y una decisión personal o con la pareja.

CIFRAS SOBRE EL ABORTO EN MÉXICO

• En México las cifras aproximadas sobre abortos clandestinos oscilan entre 850 mil y dos millones, por los cuales mueren mil 500 mujeres al año, es decir un promedio de cuatro al día.

• En el país ocurren aproximadamente cuatro millones 200 mil embarazos por año, y de éstos sólo llegan al término de gestación el 60 por ciento; el resto, es decir, un millón 700 mil se pierden en sus etapas tempranas, según datos proporcionados por el Instituto Nacional de Perinatología.

• Cifras oficiales indican que el 17.8% de las mujeres en edad reproductiva, es decir, las que están entre los 15 y 49 años de edad, se han practicado un aborto.

• Desde el punto de vista de la prestación de servicios de salud se puede establecer que una de cada tres de estas mujeres, requieren hospitalización, por lo que el número de camas que se ocupan al año por este concepto, prácticamente alcanza las 600,000; es decir más de 1,500 diarias.

• La edad promedio de las mujeres que mueren a causa de un aborto es de 29 años.
Un estudio del Instituto Nacional de Salud Pública reveló que:

• 55% de las defunciones maternas de México se concentra en localidades con menos de 2 mil 500 habitantes, que, por lo general, viven en condiciones de pobreza.

• 30% de las muertes maternas se relaciona con la toxemia (presencia de toxinas en la sangre), 22% con hemorragias, 10% con complicaciones durante los 40 días posteriores al parto, y 9% con el aborto.

• Las mujeres que viven en zonas indígenas tienen tres veces más riesgo de sufrir complicaciones durante el parto que aquéllas residentes en ciudades como el Distrito Federal, donde la mortalidad materna tiene mayor relación con el aborto y la toxemia en el embarazo.

• La tasa nacional de mortalidad materno-infantil es de 5.1 mujeres por cada 100 mil recién nacidos.

• En regiones indígenas de Guerrero hubo 283 muertes y en Oaxaca 120 muertes por cada 100 mil nacidos.

Hay siete circunstancias en que no se considera al aborto como delito. Cuando:

1) el embarazo es resultado de una violación,

2) el aborto es provocado accidentalmente (o, como dice la ley, de manera "imprudencial"),

3) a juicio del médico el embarazo pone en riesgo la vida de la mujer,

4) el feto tiene malformaciones genéticas (esto es, por "razones eugenésicas"),

5) de continuar con el embarazo se provocaría un grave daño a la salud de la mujer,

6) el embarazo es producto de una inseminación artificial no deseada, y

7) la mujer tiene razones económicas para interrumpir el embarazo y es madre de tres hijos.

De estas siete razones sólo la primera (por violación) es válida en todo el territorio nacional. 29 estados contemplan el aborto imprudencial y 28 cuando el embarazo pone en riesgo la vida de la mujer. Así, la constante legislativa en nuestro país es no castigar el aborto por violación, imprudencial y por peligro de muerte.

Dado que ni las leyes restrictivas ni la falta de atención profesional impiden que las mujeres recurran al aborto, las prohibiciones influyen únicamente en el resultado de la intervención. Así, la mujer que se ve forzada a recurrir en secreto a un abortador incompetente y corre un riesgo de defunción hasta 100 veces mayor que la mujer atendida por un cirujano especializado en condiciones higiénicas.

Por otra parte, ni siquiera la ausencia de limitaciones legales garantizan el acceso de la mujer a intervenciones inocuas, ya sea por escasez de instalaciones o especialistas, o por renuencia del personal de salud o administradores hacia el aborto.
También, muchas mujeres ignoran la ley y los derechos que ésta les otorga.

Finalmente hablar del tema del aborto inducido es entrar en permanente polémica. Dado que estamos inmersos en una sociedad pluridimensional, donde coexisten diversos códigos culturales y éticos, es indudable que habrá diversas percepciones morales al respecto ; no obstante, cualquier intento serio de reducir la tasa de mortalidad materna pasa, necesariamente, por enfrentarse a este problema.

La mayoría de las mujeres que se enfrentan con un embarazo no deseado se encuentran ante la sociedad reacia a reconocer su problema o a ofrecerles una solución.
El resultado es que muchas de ellas encuentran su propia solución, a veces con enormes riesgos para su persona. Procurarse un aborto ilegal es con frecuencia una decisión desesperada que se toma en la más absoluta soledad y que muchas mujeres pagan con su vida.


Reflexiòn personal

Despenalizar el aborto es la única manera de otorgar a las mujeres garantías para hacer efectivos sus derechos a:

a) la salud

b) la privacidad

c) vivir libres de violencia

d) a decidir

Los gobiernos deben promulgar leyes que permitan el aborto sin restricciones.

- Los gobiernos deben asegurar también que existan servicios de aborto de calidad.

- Los fiscales y jueces deben interpretar las leyes criminales relacionadas con el aborto de la manera más liberal posible.

- Los fiscales y jueces, para la aplicación de la ley, deben abstenerse de procesar a mujeres que han tenido abortos y a proveedores que los han realizado con el consentimiento de sus pacientes.

- Las ONG deben establecer coaliciones con grupos legales y médicos para realizar campañas a favor de la liberalización de las leyes sobre aborto.

- Las asociaciones de planificación familiar y otros proveedores de salud reproductiva deben ofrecer servicios de aborto hasta el máximo de lo que permita la ley.

- Los grupos de promoción y defensa pùblica deben investigar los efectos del aborto de riesgo en la salud de las mujeres y difundir sus hallazgos entre los encargados de definir políticas y el pùblico.

- Los donantes internacionales deben apoyar el trabajo de las ONG, centradas en promover reformas legales y políticas, con el fin de incrementar el acceso a servicios para aborto seguro y legal.

- Los donantes deben estimular y apoyar los esfuerzos de gobiernos por recopilar información sobre mortalidad y morbilidad materna.


Referencias

1. Royston, E. y Armnstrog, S., Prevención de la mortalidad materna, Organización mundial de la salud, Ginebra, 1991, pp.9-10.

2. López, R., "El aborto como problema de salud pública", ponencia presentada en la Conferencia sobre Maternidad sin Riesgos en México, Cocoyoc, 1993.

3. Jacobson, J. L., The global politics of abortion, Worldwatch Paper 9, 1990.

www.

www.inper.edu.mx

www.insp.mx
Imagen